Detrás de un fracaso escolar puede haber un niño superdotado


Detrás de un fracaso escolar puede haber un niño superdotado

Publicado por en 24 July 2014 | Comentarios

Etiquetas: , , ,

«Detrás de un fracaso escolar puede haber un niño superdotado»

El presidente de la Asociación de Altas Capacidades Intelectuales Marbella y San Pedro, Daniel Pérez  El presidente de la Asociación de Altas Capacidades Intelectuales Marbella y San Pedro, Daniel Pérez / SUR

  • El presidente de la asociación de altas capacidades de Marbella subraya que hay que prestar atención a los signos que emite el menor

«El hecho de que un chaval no se conozca a sí mismo, que no conozca lo que puede dar de sí, puede originarle problemas de frustraciones personales, enfrentamientos en su ámbito social e infelicidad», afirma el experto, quien concreta que detrás de un fracaso escolar «es frecuente» que haya un niño superdotado que no esté convenientemente estimulado.

Pérez subraya que el profesorado no está formado para enfrentarse a estos casos

Pérez subraya además que el profesorado no está formado para enfrentarse a estos casos. «Con ratios de hasta 27 niños por aula, un docente no puede imaginar que ese alumno inadaptado, que se aburre en clase, tiene una alta capacidad, así que pedagógicamente no le atiende de manera correcta». Las alternativas ante estos casos deberían suponer una adaptación curricular o una flexibilización de curso conforme a un informe reglado, según apunta Pérez.

Además de los descritos existen otros signos que pueden ayudar a las familias a sospechar que conviven con pequeño más inteligente de lo normal. Entre ellos, la lectura temprana (3-4 años), el planteamiento de cuestiones trascendentales, o la excesiva competitividad a la hora de afrontar su día a día.

Los pasos que tienen que dar las familias para saber si detrás de estos signos existe una mente brillante están reglados. Lo primero será ponerlo en conocimiento del tutor, quien lo comunicará al orientador o psicólogo del centro que hará las pruebas pertinentes. Ahora bien, si el centro no dispone de estos recursos la familia tendrá que buscar auxilio en un psicólogo privado que emitirá un informe y la valoración de la alta capacidad o especialización del menor.

La realidad en la provincia

En la provincia de Málaga la atención al alumnado con altas capacidades se articula en torno al programa Mentorac, en colaboración con la UMA, y a través del programa Profundiza de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte. Por su propia naturaleza, tanto el uno como el otro están dirigidos a alumnos individuales y no a centros educativos en su conjunto. De hecho, en las actividades del programa Profundiza que se desarrollan en horario extraescolar pueden participar alumnos de varios centros aunque se desarrollen en uno concreto, según apuntan a SUR.es desde la Delegación de Educación.

Este último proyecto se orienta a la estimulación de los escolares que se destacan por su interés y motivación hacia actividades que supongan una profundización con respecto al currículo ordinario, y participan en él 734 alumnos de la provincia escolarizados entre 3º de Educación Primaria y 4º de Educación Secundaria Obligatoria.

Para los expertos son superdotados aquellos que revelen un coeficiente intelectual superior a 130, según las pruebas a las que se puede enfrentar al niño a partir de los 6 años, mientras que los talentosos son aquellos que demuestran habilidad en uno o dos campos concretos (Matemáticas, Lógica, Lenguaje...).

La asociación marbellí complementa la actividad personal y académica de esta población en el Centro Social Parque Miraflores todos los viernes por la tarde durante el año escolar. Este último curso 60 menores de entre 6 y 13 años se han beneficiado de los servicios dirigidos por un equipo de psicólogos. Los usuarios, chavales que tienen un diagnóstico de altas capacidades, acuden a talleres de crecimiento cognitivo, enriquecimiento emocional, robótica, juegos inteligentes o de creatividad.

En la Asociación de Altas Capacidades Intelectuales Marbella y San Pedro ‘ACM’ los padres también acuden a una escuela en la que se les dota de rudimentos necesarios para enfocar bien la educación de sus hijos. «Lo principal es mantener la normalidad en casa porque un niño con alta capacidad tiene las mismas necesidades que cualquier otro», apunta Pérez, que, sin embargo, refiere la conveniencia de «abrir ventanas» para facilitar el acceso del menor a las materias por las que muestre interés.