Interesante articulo

Interesante articulo

DIFERENCIAS ENTRE ALTAS CAPACIDADES, SUPERDOTACIÓN INTELECTUAL Y OTROS TÉRMINOS
Publicado en 21/04/2013     de MARISOL GOMEZ RUIZ DEL PORTAL
Este artículo lo elaboro a petición de una persona (Ana) que se muestra interesada desde el blog.

En la actualidad, no hay acuerdo en la comunidad científica para ofrecer una definición única resecto a los diferentes conceptos que engloban las altas capacidades intelectuales. Decir que, hace un tiempo, las personas con altas capacidades eran aquéllas que tenían una capacidad intelectual superior (entre 120 y 129 puntos de C.I.);  sin embargo, actualmente, las altas capacidades engloban diferentes términos, incluyendo tanto la inteligencia superior como muy superior; esta “globalización” del término se produce, sobre todo, a raíz de la prevalencia de la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Gadner (que relativiza el C.I. y habla de “inteligencias”, no de “inteligencia”, hablando de la superdotación intelectual como un constructo multidimensional y de los diferentes talentos que puede tener una persona en diferentes áreas -lingüística, lógico-matemática, espacial, kinestésico-corporal, musical, interpersonal, intrapersonal, naturalista, espiritual y existencialista- y que son independientes entre ellas).

Así pues, “Superdotado/a”, según las últimas tendencias, es aquella persona que dispone de un nivel elevado (por encima del percentil 75, esto es, medio-alto) de recursos tanto en capacidades cognitivas, aptitudinales como en creatividad (incluso, algunos autores, como Castelló, hablan de una superdotación también emocional). Así mismo, se habla de talentos simples (personas que están por encima del percetil 95 -muy superior- en un área específica; por ej., en matemáticas, sería, pues, un talento matemático) y talentos complejos (resultante de la combinación de varias aptitudes -dos o tres-, que tienen que estar a partir  del percentil 80 -medio-alto-, como puede ser el “Talento académico” -que destaca en aptitud verbal, razonamiento lógico y gestión de la memoria-).

Según mi opinión, y en base a la experiencia diaria en la consulta, el/la superdotado/a es aquella persona que 1) tiene una inteligencia muy superior a la media (por lo general, superior a 130 puntos de C.I.), existiendo diferencias tanto a nivel cualitativo (tipos de superdotación) como cuantitativo (grados de superdotación), 2) con una buena capacidad creativa (a veces, no desarrollada adecuadamente, con lo que, con los tests de creatividad, a veces, no se la puede valorar bien: referida a originalidad de ideas, preguntas y respuestas diferentes, curiosidad intelectual, capacidad de crear y de solucionar  problemas, independencia de pensamiento,…), 3) una alta motivación para el aprendizaje de lo que le gusta (esto es, compromiso con la tarea en lo que le gusta), 4) mayor madurez en los procesos de la información (referidos a percepción y memoria visual) y 5) desarrollo de la capacidad metacognitiva (capacidad de autorregulación, autoplanificación,….) a edades tempranas (aproximadamente a partir de los 6 años de edad, cuando lo normal es que esta capacidad aparezca a partir de la adolescencia). La superdotación puede traer asociados o no talentos específicos, así como trastornos (dislexias; problemas emocionales, de habilidades sociales, de comportamiento, bajo rendimiento o fracaso escolar por desmotivación académica; TDAH;…). Según mi criterio pues, un/una superdotado/a no tiene por qué destacar en todo, sino que puede tener puntos fuertes y débiles dentro de una inteligencia general  o global muy superior; así mismo, algunos superdotados lo son también emocionalmente, aunque son los menos ya que, por su especial perfil de personalidad, son todos hipersensibles y esta característica, si no se canaliza adecuadamente (y aún así) hace que les cueste más conseguir un autocontrol emocional adecuado; añadir que la inteligencia hereditaria no es inamovible, sino que el entorno influye en el desarrollo pleno o no de la misma (esto es, el/la superdotado/a nace y se hace, siendo el esfuerzo fundamental para que la superdotación intelectual se plasme).

Marisol Gómez